Asociación Humanitaria Anacerh

La idea de crear la asociación surgió en el año 1995 cuando un grupo de personas compartíamos en aquellos momentos, los mismos ideales y sueños.

Nuestra intención era de intentar hacer llegar la medicina natural a todas aquellas personas que por su situación económica no disponían de los medios suficientes para acceder a estos milagrosos conocimientos de nuestra madre Naturaleza, una herencia de sabiduría de nuestros antepasados que estaban integrados en ella y que por desgracia nosotros lo hemos olvidado.

Pero gracias a que la propia Naturaleza que no solo está en todo lo que nos rodea sino también en nuestro propio cuerpo y que a través de muchas reacciones de defensa se revela con el hombre, nos está dando la oportunidad de volver a integrarnos en ella. No solo para recibir esas maravillosas propiedades sino mucho más, el poder sentir en nosotros esta parte de la Creación que forma todo lo que somos, sentimos y pensamos. Algo tan necesario hoy en día para darnos cuenta de que todos formamos parte de un Todo.

Las circunstancias que nos rodea, nos está alertando de que esta sociedad que hemos creado de tanto materialismo está destruyendo lo más valioso que nos permite seguir viviendo y evolucionando, aunque muchos no sean conscientes de ello.

Creo que hay mucha ignorancia y está nos lleva a esa falta de responsabilidad que tenemos con nosotros mismo, empezando por nuestra salud y la perdida de muchos valores del ser humano que no le permite evolucionar… La asociación en el año 1995 no pudo llevarse a cabo por motivos que muchas veces decimos que es parte del destino.

De este nombre surgió el Centro Anacerh donde hoy hace 21 años desarrolla todo tipo de actividades dentro de la Medicina Natural entre cursos de formación profesional y personal y terapias naturales. El significado de Anacerh es Asociación Naturista Cultural de Relaciones Humanas.

La asociación fue constituida el 27 de Julio del 1999 gracias a una muy querida amiga del Alma que por motivos de la vida hoy ya no está en ella. Desde entonces la asociación ha ido desarrollando algunas actividades en colaboración con el centro Anacerh y donde tiene su sede desdés entonces. Con esta iniciativa la Asociación Humanitaria Anacerh pone en marcha unos proyectos en colaboración con el Centro, donde se van a llevar a término unas actividades dentro de la Medicina Natural y todo aquello que ella representa.

Este proyecto tiene muchas ramas que poco a poco dará su fruto pero vamos a empezar despacio sin prisa pero sin pausa con todas aquellas personas que hoy la forman y que en un futuro esperamos no muy lejano se unan a nosotros muchas más y que quieran formar parte de esta iniciativa Solidaria.

Todos sabemos que hoy por hoy hay muchas personas que por circunstancias de la vida no pueden permitirse llegar a satisfacer dichas necesidades dentro de este ámbito. Por ello se va facilitar todos los medios necesarios a nuestro alcance para que todas las personas que en su búsqueda tanto profesional o personal intentan formarse. También aquellas personas que por motivos de salud lo necesiten, y puedan recibir ayuda a través de diferentes terapias Naturales.

El proyecto se llevara a cabo gracias a algunos profesionales que participaran entre ellos asistentas sociales y algunas otras asociaciones donde viven día a día la realidad de muchas personas que necesitan todo tipo de ayuda. Estudiaran y valoraran cada caso individual para ver si nosotros les podemos ayudar. Llevaremos la divulgación a diferentes medios de comunicación dicho proyecto para intentar llegar a las personas solidarias dentro de la Medicina Natural que esté dispuesta a colaborar. En toda nuestra andadura personal y profesional hemos tenido la suerte de ir aprendiendo muchas cosas dándonos cuenta que la vida es una escuela donde te caes y te tienes que levantar, pero que gracias al conocimiento de uno mismo, estamos recuperando he integrado esa naturaleza de las cual todos formamos parte.

Este conocimiento y sabiduría nos ha ido aportando las suficientes herramientas donde nuestra ignorancia la hemos convertido en responsabilidad. Esta es la base fundamental que compartimos todos los que estamos tanto en la Asociación como el Centro y que intentaremos aportar a los demás por medio de los cursos de formación, terapias, conferencias etc. Hay pues, una urgente necesidad de educar en la responsabilidad ecológica: responsabilidad con nosotros mismos y con los demás, responsabilidad con el ambiente que ya no podemos dejar pasar.

Lo mismo que otros plantaron para nosotros. Nosotros plantaremos para las generaciones futuras a esto se le llama Responsabilidad y Conciencia. Leonardo de Vinci un gran filósofo humanista que nos ha legado mucho conocimiento y sabiduría. Representa al hombre integrado en la Naturaleza “símbolo de la estrella de cinco puntas” nos dice; La Naturaleza no es un templo sino un taller y el hombre es su obrero”.

Mano de Obra 

Entre todas las plantas, los árboles son los que están más profundamente conectados y arraigados con su fuente de alimentación. Es por eso que aguanta las inclemencias del tiempo y más perdura. Por más altos y lejos de la tierra que llegan a crecer, siguen profundamente conectados. Es por eso que decimos que el hombre es comparado al árbol. La esencia de la persona se expresa no por sus ideas, sino por sus sentimientos, actitudes y comportamiento. Es por eso que las emociones más que las ideas son las que expresan la profundidad de uno. Como el árbol arraigado en la tierra, las emociones están profundamente conectadas con uno. Están más profundamente conectadas que las ideas. Es más fácil cambiar una idea que cambiar un sentimiento.

El que tiene más sabiduría que acción es comparable con un árbol muy frondoso que tiene pocas raíces. Cualquier viento lo vuelca. En cambio aquel cuyas acciones exceden su sabiduría, es como un árbol no tan frondoso pero que tiene muchas raíces que es capaz de resistir todos los vientos del mundo.

El Arbol


Pensad en el más bello árbol que jamás hayáis visto. Observadlo detenidamente. Palmo a palmo, detalle a detalle. El árbol se enraíza profundamente en la tierra. Sus raíces se extienden hacia los lados; voltean, giran dibujando laberintos en ella.

De la tierra absorben la energía y el alimento necesario para vivir. Se nutren de ella. La Tierra le ofrece su Amor, su calor, su alimento. Pero el árbol, eleva sus ramas hacia el cielo, majestuoso, robusto.

Muestra su belleza al exterior para que todos la contemplen. No se queda en la Tierra que lo alimenta. Pero tampoco permanece mirando solamente al cielo. Absorbe la savia de la tierra para poder elevarse cada vez más. Extiende sus ramas queriendo alcanzar el cielo y las deja batir al viento mostrando así fuerza y poder.

Vosotros debéis ser ese árbol: Majestuosos, fuertes, bellas… Debéis poseer todos los atributos y cualidades que posee ese árbol que os habéis imaginado. Cuanto mayor sea el árbol que visualizáis, más cerca os encontráis del Amor, porque más cerca os halláis del cielo. Que vuestros pies pisen fuerte fuertemente la Tierra en que vivís, al igual que el árbol sus raíces.

No perdáis jamás ese contacto con la Tierra que os alimenta. Pisadla con toda vuestra fuerza porque de vuestro enraizamiento con ella depende que podáis elevaros más y más. El abono que cogéis de la Tierra es el Amor que El Creador os ha entregado y del que os debéis nutrir constantemente para que vuestra savia sea pura y renovada. Pero no os quedéis en la Tierra porque vuestro destino no se encuentra allí.

Extended vuestros brazos hacia el cielo al igual que el árbol sus ramas, y creced. El camino hacia el cielo es el camino hacia el Amor. Y ese camino que os conduce a Él es sano y robusto como sus raíces. Todo compartido. Todo igual. Como es arriba es abajo.

Como sean vuestras raíces así será vuestra copa, así serán vuestras ramas y vuestras hojas. Todo es lo mismo. Todo es equilibrio. Todo es necesario. La Tierra y el Cielo. El Sol y la Luna. Pero por encima de Todo, El Creador y el Amor que es capaz de alimentar Todo, de engrandecerlo Todo de purificarlo Todo. Pensad en ese árbol, pensad en vosotros y pensad en el Amor. Sabed que vosotros y el árbol sois uno.